Para muchas personas, asistir al médico en sí es una actividad poco placentera porque se atribuye la visita a una mala salud y a malas noticias. Sin embargo, para los hombres ir al urólogo puede ser todavía más estresante debido a ciertos mitos y, principalmente, al desconocimiento.

¿Por qué desconocimiento? Porque se cree que el urólogo solo trata problemas de la próstata cuando no es así. Un especialista en urología puede tratar enfermedades en vías urinarias, disfunción eréctil, impotencia sexual, entre otras.

Cuando un hombre tiene miedo al urólogo, en realidad está estresado por las pruebas diagnósticas que se realizan al tener problemas de próstata. Estas se estigmatizan frecuentemente por el rechazo a la prueba de tacto rectal cuando, en realidad, podría no ser necesario al menos en la primera cita.

Cuidar la salud no es un juego por lo que se debe visitar al urólogo de manera periódica. Esta es la única manera de detectar el cáncer de próstata que es el más frecuente entre los hombres de edad madura.

Es recomendable ir al médico urólogo de forma regular a partir de los 40 años para poder prevenir enfermedades.