La ureterolitotomía consiste en la extracción de cálculos urinarios localizados en el uréter, mediante técnica quirúrgica abierta.

Al realizar este procedimiento, se esperan alcanzar los siguientes beneficios:

Eliminar los cálculos situados en el uréter, resolviendo así el problema de la obstrucción.

De dicha intervención pueden existir los siguientes efectos secundarios:

  • Imposibilidad de realizar la intervención programada por causas diversas (hemorragia, problemas anestésicos, etc.).
  • Por complicaciones del procedimiento puede ser necesario finalizar la intervención con la extirpación del riñón, o incluso, para evitar esto, con una derivación cutánea de la orina.
  • Hemorragia de cualquier zona del aparato urinario afectado en la exploración, de cuantía variable, que puede impedir proseguir la intervención, transfusión, etc.
  • Lesión de grandes vasos, con gran riesgo vital, que requiera transfusiones y procedimientos de cirugía vascular de trascendencia impredecible.
  • Lesiones de órganos vecinos.
  • Fibrosis reactivas y reestenosis a largo plazo.
  • Salida de orina por la herida o el drenaje que puede requerir el uso de catéter interno o externo.

En caso de estos efectos, se recomienda el procedimiento de la cirugía endoscópica o nefrectomía.